Árnica

Nombre científico: Árnica montana L.
Parte utilizada: Flor desecada, popularmente se utilizan también las raíces y las hojas.
Toxicidad: 66%
Esta planta mide casi unos 30 centímetros, que a medida que va pasando el tiempo en el extremo de su tallo se va formando una bola esponjosa inicialmente que va creciendo y haciéndose grande cada vez hasta que comienzan a salir los pétalos de color amarillo algunas veces y otras color naranja, esto dependiendo del suelo que las esté alimentando.

Usos tradicionales

La flor de árnica está indicada, por vía tópica, para el tratamiento de contusiones, esguinces, picaduras de insectos, acelera la cicatrización, alivia gingivitis, úlceras aftosas, tratamiento sintomático de dolencias reumáticas y dolor muscular. La Agencia Europea del Medicamento (EMA) aprueba su uso tradicional (en aplicación tópica) para el alivio de contusiones, esguinces y dolores musculares localizados.

Usos farmacológicos

La flor de árnica ha mostrado actividad en modelos de inflamación aguda y crónica, además tiene propiedades antiinflamatorias, analgésicas, es excelente antiagregante plaquetaria, antihistamínica y antibacteriana.

El extracto de flor de árnica, la helenalina y dihidrohelenalina mostraron actividad antiagregante plaquetaria, además, el extracto acuoso produjo una actividad antihistamínica sobre músculo liso.

 

Modo de uso

Los preparados de flor de árnica tienen principalmente aplicación por vía tópica, se emplea la droga entera, cortada o pulverizada para infusión y para la preparación de formas farmacéuticas líquidas o semisólidas (ungüentos, cremas, geles o compresas hechas con tintura diluida).

ESCOP (uso externo): ungüento, cremas, geles o compresas preparadas con: 5-25%, extracto fluido diluido o una decocción (2 g de droga en 100 mL de agua).

EMA (uso externo): preparaciones semisólidas formuladas a base de tintura o extracto líquido de flor fresca, aplicadas localmente 2-4 veces al día.

Comisión E, salvo otra prescripción:
– Infusión: 2 g de droga por 100 mL de agua.
– Tintura para cataplasma: tintura diluida de 3 a 10 veces.
– Para enjuagues bucales: tintura diluida 10 veces.
– Ungüentos: máximo del 20 al 25% de tintura.
– Oleato o “aceite de árnica”: extracto de 1 parte de droga con 5 partes de aceite vegetal; ungüentos con un máximo del 15% de “aceite de árnica”.

Contraindicaciones

Hipersensibilidad a la flor de árnica o a otras plantas de la familia de las Compuestas.

Heridas abiertas, dermatitis.

No se ha establecido la seguridad de su uso durante el embarazo y la lactancia.

Precauciones

Debido a la toxicidad sobre el corazón de las lactonas sesquiterpénicas presentes en la flor de árnica, debe ser evitado su uso por vía interna.

En uso tópico, especialmente la helenalina y sus derivados, pueden producir reacciones alérgicas cutáneas en forma de edemas y dermatitis vesicular, por lo que debe emplearse siempre muy diluida. En caso de aparición de dermatitis, suspender el tratamiento.

Efectos secundarios

El uso prolongado sobre piel dañada, como en el caso de heridas abiertas o úlceras de las piernas, produce con frecuencia dermatitis edematosas con formación de vesículas, y eccemas. La aplicación de preparados muy concentrados puede ocasionar reacciones tóxicas cutáneas primarias, que pueden ir desde la aparición de vesículas hasta necrosis.

Adquiera árnica

Árnica de la mas alta calidad directamente en la tienda virtual de mi botica.