Argán

Nombre científico: Argania spinosa (L.) Skeels
Parte utilizada: Aceite obtenido de la semilla.
Toxicidad: 10%

Características

El aceite de argán es un aceite natural, producido a partir del fruto del árbol de argán, una planta silvestre perteneciente a la familia Sapotaceae, que crece exclusivamente en la llanura de Sous, la zona suroeste de Marruecos.

El aceite se extrae mediante prensado en frío, sin el uso de aditivos ni disolventes y procesos de refinado.

 

Principales componentes

Ácidos grasos mono y poliinsaturados, con un alto contenido de ácido oleico y linoleico. Compuestos fenólicos, tocoferoles y carotenoides.

Usos tradicionales

La vitamina E presente en el aceite de argán nos ayuda a prevenir la oxidación y envejecimiento de las células debido a la concentración de antioxidantes, actúa como crema para el cutis, protege la piel contra estrías, exfoliante natural no agresivo previene irritación después del rasurado, recupera fuerza de tus uñas, alivia talones y pies secos.

Usos farmacológicos

Por vía interna ejerce una acción hipolipemiante, reduce los niveles de glucosa y trata la hipertensión arterial, contiene 35% de aeite linoleico, debido al importante porcentaje con el que cuenta, el aceite de argán es un excelente aliado para reducir el colesterol presente en el cuerpo y favorecer la prevención de enfermedades cardiovasculares, beneficia la digestión al aumentar la cantidad de pepsina en el jugo gástrico, es un gran anti inflamatorio y analgésico que funciona muy bien para personas que sufren de molestias en las articulaciones.

Modo de uso

 

Vía externa: aplicación tópica.
Vía interna: uso alimentario. En la mayoría de estudios sobre actividad hipolipemiante se han administrado 25 ml de aceite al día.

Contraindicaciones

 

Hipersensibilidad al aceite de argán o a otros frutos oleaginosos (sésamo, cacahuete).